El impacto posconsumo también deja huella

Cuando deseamos valorar el grado de sostenibilidad de una prenda, lo habitual es preguntarnos sobre si el tejido ha sido cultivado o procesado utilizando productos químicos, si es biodegradable, si se ha fabricado en condiciones de trabajo dignas. ¿Dónde entra en juego lo que sucede durante el posconsumo?

El posconsumo se refiere al periodo de tiempo que sucede desde que se adquiere el producto hasta que éste desaparece, no hasta que la persona que lo compró en primer lugar se deshace de él. El informarnos para escoger una prenda u otra resulta esencial, pero también lo es hacerlo sobre cómo cuidarla y mantenerla mientras sea nuestra responsabilidad.

Limpieza: ¿Lavadora, secadora, plancha?

Los electrodomésticos que utilizamos para limpiar la ropa utilizan electricidad y agua. La electricidad siempre conlleva, en mayor o menor medida, un impacto medioambiental. Si procede de la quema de combustibles fósiles, no sólo depende de una materia prima finita, sino que durante el proceso emite altos niveles de dióxido de carbono. Si se origina a partir de energía nuclear, también contribuye a la contaminación, principalmente por los residuos radiactivos. El agua también es limitada, de manera que reducir y optimizar su uso se hace indispensable.

Para ser responsables durante el posconsumo, lo recomendable es:

  1. Poner lavadoras únicamente cuando estén llenas y llenarlas sólo con ropa que necesite ser lavada tras su uso. A menudo, lo hacemos con prendas que han perdido el olor al detergente y psicológicamente nos parece que están sucias. Como solución, podemos airearlas, tendiéndolas sin necesidad de haberlas mojado previamente, o colocar bolsitas con jabones o con hierbas aromáticas (lavanda, romero, jazmín) dentro de los armarios.
  2. Utilizar detergentes respetuosos con el medio ambiente. Hay una amplia variedad de opciones ecológicas y otras tantas que se pueden fabricar en casa.
  3. Atender a las instrucciones de lavado que incluyan las prendas, así alargaremos su vida útil.
  4. Evitar el uso de la secadora y tender la ropa al sol. Especialmente en el sur de España, este electrodoméstico resulta innecesario.
  5. Concentrar la tarea de planchado, evitando así que el consumo eléctrico se dispare enchufando la plancha cada dos por tres.

Estos factores para tener en cuenta durante el posconsumo, pueden ser también unos que considerar a la hora de escoger la ropa. Por ejemplo, si seleccionamos tejidos naturales y transpirables, será más difícil que atrapen malos olores, de modo que podremos reducir el número de lavados.

Renovación: Si no lo quieres, ¡pásalo!

A veces tenemos en el armario prendas en perfecto estado pero no las usamos por cualquier motivo. En ese caso, hay muchas opciones para alargar su vida más allá de tirarlas al contenedor. Regalarlas, intercambiarlas, donarlas o venderlas son sólo algunas de las posibilidades que pueden tener.

Reutilización: Nuevos usos, nuevas vidas

Cuando se acerca el final del posconsumo, aún hay formas de exprimir el uso de las prendas. Desde convertirla en trapos que ayuden a la limpieza del hogar, hasta cortarla en cuadrados para confeccionar una manta al puro estilo patchwork. Si estamos aprendiendo a coser, la ropa vieja es una opción estupenda para empezar a probar, en vez de comprar piezas de tela nuevas.

Despedida: No es un adiós, es un hasta luego

La producción hegemónica es la lineal, basada en la creación de un bien que se desecha y, a menudo, se convierte en un residuo sin gestionar que suele ocasionar perjuicios sobre el medioambiente y las personas. La meta para un tratamiento responsable del final del posconsumo es transformarla en circular. Se trata de convertir el desecho en el inicio de algo nuevo.

Para contribuir a esta forma de economía productiva, podemos asegurarnos de que las prendas que adquirimos estén fabricadas con tejidos biodegradables o comprobar que en su concepción se hayan programado nuevos usos para ellas una vez terminada su vida útil.

Imágenes: Morguefile.com

1

Laura Rockbell

Directora/Cofundadora

Sin comentarios todavía

Deja una réplica