3 ideas para vestir con consciencia en Navidad

En Navidad no sólo se invierte dinero en los regalos y la comida, sino que es habitual adquirir alguna prenda para las numerosas reuniones especiales que se celebran durante esta festividad. Las lentejuelas y los tejidos metalizados son quizá las ideas para vestir más recurrentes. Sí, dan un aire muy alegre y elegante, pero precisamente por lo llamativos que resultan, se utilizan sólo en una ocasión y después se abandonan en un rincón del armario, ya sea porque son difíciles de combinar o porque nos da nosequé repetir modelito.

Por eso, antes de comprar una prenda navideña tenemos que preguntarnos si le daremos uso después de las fiestas y responder con la mayor honestidad posible. Que la contestación sea negativa, no supone renunciar a un look festivo, sino tomar caminos diferentes a la ruta convencional.

Imagen: The Closet
Alquila

En España existen iniciativas como Ropateca (Barcelona) o The Closet (Madrid) en las que podemos disponer de un armario muy estimulante gracias al pago de una cuota. De esta forma, evitamos gastar dinero en algo que no vamos a usar más de una vez y ahorramos espacio en casa.

¿Por qué poseer objetos cuando podemos disfrutarlos sin que sean de nuestra propiedad?

No sólo resulta útil para estas fiestas, sino para cualquier evento especial o para personas que se aburran fácilmente de la ropa y les guste cambiar a menudo. ¿Por qué poseer objetos cuando podemos disfrutarlos sin que sean de nuestra propiedad?

Intercambia

Si no queremos vestir la misma prenda que el año anterior, podemos organizar una reunión en la que cada persona lleve piezas que, aunque estén en buen estado, no quiera volver a ponerse. Así, cada asistente puede lucir algo nuevo, ahorrando dinero y reduciendo su huella ecológica. Además de que puede ser una excusa perfecta para pasar una tarde divertida y en buena compañía.

Reinterpreta

¡Tenemos mucha ropa! Antes de comprar, alquilar o intercambiar, deberíamos analizar en profundidad lo que ya hay en nuestro armario. Podemos animarnos con un DIY que nos ayude a revivir alguna prenda que no usemos o, simplemente, probar combinaciones nuevas en las que no hayamos caído antes por las prisas con las que solemos vestirnos.

 Extra: Respeta

Por muchas ideas para vestir que tengamos, el concepto estético debe ir de la mano de la comodidad. Esto es no disfrazarse, obviando nuestra personalidad, y evitar la ropa y el calzado que nos pueda hacer daño -tacones, pantalones muy ajustados- o provocarnos un resfriado -minivestidos, tejidos finos. ¡Convirtamos aquello que vistamos en el acompañante perfecto para las fiestas, no en un obstáculo!

Si, a pesar de todo, deseamos comprar algo concreto, lo ideal en términos de sostenibilidad es hacerlo en tiendas específicas, como Moves to SlowI feel dress o Verde Moscú (¡entre otras muchas!), o de segunda mano.

  ¿Te gusta?

Laura Rockbell

Directora/Cofundadora

Sin comentarios todavía

Deja una réplica